Energía solar y aislamiento térmico para pagar menos calefacción este invierno

¿Qué vas a aprender hoy?

Con diciembre ya entre nosotros, el frío ya se deja de notar en toda España. Temperaturas que se sitúan por debajo de los cero grados durante la noche que cada vez serán más comunes hasta la llegada de la primavera. Y con la situación de crisis energética que atraviesa Europa debido a la guerra de Ucrania, calentar nuestro hogar este invierno será más caro que nunca. Sobre todo para quienes no cuenten con sistemas de autoconsumo como las placas solares.

Habitualmente cuando hablamos de calentar una casa y ahorrar, la mayoría de personas siempre se centran en lo mismo: buscar el sistema de calefacción más eficiente y económico. Sin embargo, aunque esto es importante, hay otros aspectos también relevantes. El primero de ellos tiene que ver con aprovechar la energía más barata posible, que es la solar. Y el segundo nos lleva al tema sobre el que hablaremos hoy: mejorar el aislamiento térmico de nuestra casa.

¿Para qué sirve el aislamiento térmico?

Hace unas semanas te ofrecimos cuatro trucos para rebajar la factura eléctrica con la llegada del frío. Sin embargo, no te hablamos sobre uno de los más importantes: mejorar el aislamiento térmico de tu hogar. Aunque cuentes con el mejor sistema de calefacción posible, es probable que te cueste calentar tu vivienda. Y si esto ocurre lo más frecuente es que se trate de un problema de aislamiento.

Muchos piensan que esto no es demasiado importante, pero lo cierto es que tener un aislamiento térmico bueno ofrece grandes ventajas:

  • El consumo de energía destinado a calefacción puede reducirse para quedarse en una décima parte.
  • El ahorro de dinero puede ser muy elevado, de hasta 1.000 euros para una vivienda de 90 m².
  • La mejora del confort en el hogar es muy grande, ya que tener un buen aislamiento nos permitirá mantener una temperatura más estable durante todo el año.

Ahora que ya sabes cuáles son las principales ventajas de tener un aislamiento bueno en tu vivienda, lo normal es que te preguntes cómo saber si necesitas mejorarlo o no. Para empezar, el primer indicativo tiene que ver con la temperatura de la casa: si es demasiado baja durante el invierno y muy alta en verano es que tienes un mal aislamiento. Pero si con esto no lo tienes claro, hay otras señales como las siguientes:

  • Condensación en las ventanas.
  • Humedades en paredes.
  • Filtración de aire por las ventanas o cajas de persianas.

Cómo mejorar el aislamiento energético de tu hogar

Si has comprobado lo anterior y te has dado cuenta de que necesitas mejorar el aislamiento de tu hogar, no te preocupes. Existen muchas cosas que peudes hacer y en diferentes partes de la casa en los que puedes actuar. Puedes plantearte actuar en muros, techos y ventanas, con lo que probablemente acabes con todos los problemas.

Lo ideal es que cuentes con materiales aislantes en todas las paredes que den al exterior y también en el tejado. Además de tener aislamiento en todos los suelos y techos de la casa. En este sentido podemos actuar de varias formas: si nuestros muros exteriores tienen cámara de aire vacía, es posible inyectar un aislante. Mientras que si no cuenta con ella es posible utilizar placas que se pegan al muro por el exterior o el interior del hogar.

¿Te ha gustado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…