Autoconsumo: ¿con o sin conexión a la red?

¿Qué vas a aprender hoy?

Durante las últimas semanas hemos resuelto algunas dudas que nos hacéis llegar prácticamente a diario. Primero sobre las instalaciones solares en una comunidad de vecinos, que son posibles de llevar a cabo perfectamente. Y también sobre cuál es el tamaño adecuado para una instalación fotovoltaica.

Lo cierto es que cada vez más personas se interesan por los beneficios de la energía solar, aunque el desconocimiento sobre estas instalaciones aún es bastante grande. Y para continuar resolviendo vuestras dudas, hoy vamos a aclarar qué es el autoconsumo conectado a la red y el que no tiene conexión. De manera que podáis saber cuál de estos dos tipos de instalación solar se adaptar mejor a vuestras necesidades.

El autoconsumo eléctrico

Un sistema de autoconsumo es el que está destinado a la producción de electricidad. Es decir, se trata de una instalación que permite producir energía para en consumo propio, que normalmente suele darse en una vivienda. Existen muchos tipos de autoconsumo de los que podríamos hablar, aunque el que nos atañe a nosotros es el relacionado con la energía solar.

En este sentido, gracias a los paneles solares podemos beneficiarnos de energía limpia y gratuita. Sin embargo, la decisión de poner placas fotovoltaicas no será la única que debamos tomar si queremos optar por esta posibilidad. Porque existen dos sistemas diferentes de autoconsumo solar: los que están conectados a la red eléctrica y los que están aislados de ella.

Existen dos grandes tipos de instalaciones solares: los que permanecen conectados a la red eléctrica y los que quedan aislados de la misma

Sistemas solares con conexión a la red eléctrica

Este tipo de sistemas cuentan con placas solares para producir energía eléctrica. Sin embargo, pese a ello, el lugar en el que están instaladas permanece conectado a la red de energía eléctrica tradicional. De este modo, se utiliza la energía que estamos produciendo en nuestra instalación cuando la necesitemos. Mientras que cuando no, es posible verterla a la red eléctrica a cambio de una compensación.

Estos sistemas cuentan con muchas ventajas, las principales son las siguientes:

  • La inversión a realizar es menor, ya que no cuentan con baterías ni inversores.
  • Si hay un pico alto de consumo, es posible utilizar el sistema de red eléctrica tradicional en el caso de que con lo producido no sea suficiente.
  • Permite producir energía para cuidar el medio ambiente.
  • Es posible acordar con la comercializadora de energía una compensación por la energía sobrante que se produzca y vendérsela.

Instalaciones de energía solar aisladas

Por otro lado están las instalaciones solares aisladas, que en este caso se tratan de instalaciones de electricidad completamente independientes. Es decir, no cuentan con ninguna conexión a la red de distrubicón eléctrica.

Al igual que sucede con las anteriores instalaciones, estas también cuentan con beneficios:

  • Es posible obtener energía en cualquier lugar, aunque se encuentre muy alejado de la red de electricidad.
  • El valor del inmueble aumenta considerablemente.
  • Es perfecto para zonas rurales, alejadas de los principales núcleos urbanos.
  • La independencia energética es total.

Qué elegir: con o sin conexión a la red

A la hora de elegir uno de estos dos sistemas, lo normal es que sean muchas las dudas que nos surjan. Lo cierto es que no hay una respuesta correcta que se pueda aplicar a todos los casos, sino que cada persona debería elegir en base a sus necesidades. En Varitech somos expertos en energía solar, por lo que estaremos encantados de asesorarte sobre cuáles son tus opciones y qué te vendría mejor en función de lo que estés buscando.

¿Te ha gustado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *