Por qué no es buena idea instalar placas solares por tu cuenta

¿Qué vas a aprender hoy?

Desde hace bastante tiempo utilizamos las publicaciones de nuestro blog para dar a conocer las principales ventajas de las instalaciones de placas solares. De este modo, los usuarios que estén interesados en utilizar energía renovable pueden resolver de la forma más rápida posible las principales dudas que suelen surgir al respecto. Además de estar al tanto de novedades como el desarrollo de las tejas solares fotovoltaicas.

Más allá de conocer cómo funciona una instalación solar, sus componentes o cuánto se puede ahorrar con ella, la mayoría siempre se pregunta lo mismo: ¿cuánto costará poner paneles fotovoltaicos? Y algunos de ellos, en el afán de ahorrarse unos pocos euros, cometen el error de intentar instalar las placas por su cuenta. Algo que consideramos un error y sobre lo que hablaremos en nuestra nueva publicación.

Motivos por los que no deberías instalar paneles fotovoltaicos por tu cuenta

Una instalación solar puede parecer básica desde fuera, pero lo cierto es que para que todo funcione como debería es imprescindible que la instalación la haya realizado un profesional. De hecho, al igual que no sería aconsejable que alguien sin experiencia desmontara un ordenador para intentar arreglarlo, montar placas por nuestra cuenta es un error de dimensiones considerables.

Es posible que pienses que puedes ahorrarte unos euros así, pero la realidad es que en la mayoría de los casos al final sale más caro. Ya sea porque las placas no funcionan y hay que llamar a un especialista a que realice de nuevo la instalación o porque directamente la instalación es deficiente y los paneles se han roto por ello. Así que si pensabas instalar tus placas tú mismo vamos a contarte por qué no deberías hacerlo.

Para garantizar que nuestra instalación funciona correctamente y de manera segura es imprescindible contar con un instalador con experiencia

Falta de experiencia

El primero punto tiene que ver con tu falta de experiencia. Lo normal es que el usuario medio nunca haya trabajado con paneles solares, por lo que será la primera vez que se pone frente a una placa de este tipo. Y esto, a su vez, suele conllevar que se realicen malas conexiones que impidan un correcto funcionamiento de los paneles fotovoltaicos.

Riesgos de una mala instalación

Además de no funcionar, una mala instalación puede conllevar riesgos bastante más peligrosos. Se tratan de sistemas con una gran cantidad de elementos, por lo que un fallo que pueda parecer pequeño puede derivar en un cortocircuito o incendio. Y eso, en función de donde realicemos la instalación, puede ser bastante grave.

Malos cálculos técnicos

A la hora de instalar placas solares hay que tener claro dónde ponerlas, a qué inclinación y hacia donde orientarlas si queremos que produzcan la mayor cantidad de energía posible. Algo que será bastante más difícil de hacer si no contamos con un instalador profesional con experiencia en estos trabajos.

Pérdida de garantía

No contar con mano de obra profesional equivale a no poder garantizar que nuestra instalación solar sea duradera, funcional y efectiva. Pero, además, si haces la instalación solar por tu cuenta no podrás legalizarla e incluso si usas mal los paneles podrías perder la garantía de los mismos. Y lo cierto es que son productos bastante caros como para permitirte ese lujo.

¿Te ha gustado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.