¿Cómo empezar mi instalación solar?

¿Qué vas a aprender hoy?

Durante el pasado 2021 el precio de la luz copó una gran cantidad de titulares y todos ellos por aspectos negativos: cada día era mayor. Y lo cierto es que, aunque todavía llevamos poco de 2022, aún se están batiendo récords en este sentido. Es por ello que cada vez más personas muestran interés por la energía solar, una manera de no tener que pagar nada por la electricidad que consumimos y que, a la vez, nos permite ser más sostenibles.

Sin embargo, pese a sus numerosas ventajas, muchísimas personas desconocen cómo son estas instalaciones y otros aspectos relativos a ellas. Y para poner solución a esto, hoy vamos a daros las claves para que podáis empezar una instalación solar. Desde explicaros qué es el autoconsumo de energía solar y los tipos que existen, hasta los motivos por los que no dudarás en poner placas fotovoltaicas.

¿Qué es el autoconsumo solar?

Lo primero que debemos aclarar es el concepto de autoconsumo solar, que va íntimamente ligado a las instalaciones de energía fotovoltaica. Básicamente se trata de un concepto que hace referencia a que la energía que consumiremos, o parte de ella, será la que nosotros mismos produzcamos. Es decir, gracias a nuestras placas solares aprovecharemos la energía del sol para suministrar electricidad a nuestra vivienda.

Tipos de autoconsumo solar

Debido a las características de nuestro país, en España en la mayoría de provincias se puede disfrutar de una gran cantidad de horas de sol. Esto permite que muchas instalaciones solares puedan generar más energía de la que consume el hogar. En estos casos es posible vender esos excedentes a la compañía eléctrica. Estas modalidades son las de autoconsumo con compensación.

Existen diferentes tipos de instalaciones solares: por un lado las de autoconsumo con compensación y por otro las que no venden el exceso de energía producido

Por otro lado está el tipo de autoconsumo que no pretende vender el exceso de energía que produzca y prefiere, por ejemplo, almacenarla en baterías. En este caso, hay instalaciones que están conectadas a la red eléctrica y otras que están completamente aisladas de ella. Lo ideal, sobre todo en el caso de una vivienda, es optar por el primer tipo, las que aún sin compensación se mantienen conectadas a la red. Ya que, de este modo, siempre tendrán garantizado el suministro eléctrico, incluso si los días son nublados o surge alguna emergencia.

Instalación solar: ¿por qué podría interesarme?

Ahora que ya conoces los tipos de instalaciones por los que puedes optar, llega el momento de hablar sobre por qué deberías poner una instalación de este tipo en tu vivienda. Para comenzar, se trata de una manera de aprovechar un recurso renovable e inagotable como la energía que proviene del sol. Esto nos permite conseguir electricidad de una manera respetuosa con el medio ambiente y sin originar emisiones de CO2 a la atmósfera.

La principal ventaja de las instalaciones solares es que producen energía limpia y completamente gratuita

Los paneles solares ofrecen energía limpia, única y exclusivamente. Además, gracias a las placas solares la energía que consumamos nos saldría gratis. Tendremos que realizar una inversión, sí, pero esta quedará amortizada en poco tiempo y nos permitirá no tener que volver a preocuparnos más por la factura de la luz. Además de no tener que mirar a qué hora es más barato poner la lavadora o que madrugar para cocinar sin dejarnos la cartera por ello.

¿Te ha gustado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *