Caso Singapur: la ciudad sostenible del futuro

separator

En nuestras últimas publicaciones hemos insistido en una idea: el futuro pasa por las energías renovables y la sostenibilidad. Es algo que en muchos rincones del planeta tienen claro y que, poco a poco, también gana fuerza en España. De hecho, Europa ha establecido que quiere ser un continente sin emisiones de carbono para el año 2050, lo que deja claro que el objetivo de la mayoría de países es el de establecer unos hábitos más saludables para el medioambiente.

Algunos de ellos están directamente relacionados con energías como la hidráulica o la eólica, que están muy desarrolladas. Al igual que sucede con la solar, que cada vez ofrece más posibilidades como la de contar con una instalación de autoconsumo conectado a la red que nos permita producir nuestra propia electricidad. Aunque todavía nos queda mucho por recorrer para llegar a casos como los de Singapur, un país que destaca por ser el más verde y limpio de toda Asia.

El cambio de Singapur

Singapur, concretamente su capital, no ha sido un territorio verde y sostenible siempre. De hecho, si retrocedemos algo más de medio siglo podemos observar como era todo lo contrario. Un país poco sostenible que decidió basar su desarrollo en ofrecer un entorno más limpio, lo que consideraban que también favorecería la creación de una economía más fuerte. Y estaban en lo correcto. Desde entonces el crecimiento de la ciudad de Singapur ha sido exponencial.

En 1965 se independizaron de Malasia y se convirtieron en toda una referencia económica en el sureste asiático a nivel tecnológico y financiero. Uno de los proyectos más reconocidos de este lugar es su ‘Zero Waste Nation’, o lo que es lo mismo, un país con residuos cero. Algo que llevan a cabo con la construcción de vertederos sostenibles en alta mar sobre los que crecen vegetación y viven animales.

Y la apuesta por la sostenibilidad no acaba ahí. Pese a que no cuentan con grandes recursos a nivel eólico, han decidido recubrir todas las azoteas con tecnología solar, algo que también hacen en el mar. De este modo el aprovechamiento de sus recursos renovables es máximo. Puedes conocer más sobre el cambio que ha experimentado Singapur en los últimos 50 años en este artículo del a BBC.

Los pilares de este modelo sostenible

Este estado cuenta con una gran cantidad de islas situadas en el océano índico y cuenta con una población de más de cinco millones en su capital, la ciudad de Singapur. Se encuentra entre los lugares más sostenibles de todo el mundo, algo que han conseguido a través de tres pilares:

  • Gestión del agua: el acceso al agua potable, al ser muchas islas, era limitado y se veían obligados a importar de Malasia. El coste de estas importaciones les llevó a desarrollar innovaciones como la depuración de aguas, la captación de agua de lluvia y la creación de sistemas de desalinización.
  • Transporte: si hablamos de sostenibilidad es difícil no mencionar a los medios de transporte y su impacto sobre ella. En Singapur se ha instaurado la cultura de evitar el uso de vehículos salvo que sea estrictamente necesario, de hecho ponen muchas pegas a quienes quieren comprar un vehículo propio. Para que esto no suponga un problema, cuentan con uno de los mejores sistemas de transporte público de todo el mundo.
  • Ciudad verde: para reducir la huella de carbono de una gran ciudad es necesario adaptar el planteamiento urbano. En este sentido, trabajan para que en 2030 el 80% de sus edificaciones cumplan con los estándares medioambientales. De hecho, su edificio más famoso da ejemplo siendo una construcción de cero emisiones en cuanto a su consumo de energía.